N°16
DEPRESIÓN

Nº16 Depresión
¿Dónde conseguir el número?

N°16
DEPRESIÓN


¿POR QUÉ ESTALLA LA BURBUJA DE LA DEPRESIÓN?
por Jean-Claude Maleval

Configuraciones poéticas para una melancolía
por Enrique Acuña
APUNTES SOBRE LA MELANCOLÍA
por Guillermo Belaga
SOBRE LAS CARACTERÍSTICAS DEL TIEMPO EN UN CASO DE PSICOSIS MELANCÓLICA
por Gustavo Dessal
CLÍNICA DE LA DEPRESIÓN E INSTITUCIÓN HOSPITALARIA
por Gastón Cottino
SOBRE MELANCOLÍAS, DEPRESIONES Y OTRAS CUESTIONES
por Alfonso Carofile
CON CULPA NO HAY DUELO
por Luis Darío Salomone
¿POR QUÉ ESTALLA LA BURBUJA DE LA DEPRESIÓN?
por Jean-Claude Maleval
Demanda, diagnóstico y tratamiento de la depresión en Pausa
por Ricardo Seldes
FELICIDAD QUÍMICA O RESPONSABILIDAD SUBJETIVA
por Ernesto S. Sinatra y otros
La respuesta depresiva
por Héctor Tarditti
ERRADICAR, ERRADICAR
por Graciela Esperanza
«Cada vez más solos,...y más tristes»
por Beatriz Uadenio
ABURRIMIENTO Y MOROSIDAD EN LOS ADOLESCENTES ACTUALES
por Deborah Fleischer

La depresión en la epoca que nos toca vivir

por Edit Tendlarz

A menudo escuchamos decir que la inaudita explosión de la depresión en nuestra sociedad se debe, entre otras causas, a la disolución de la familia en su vertiente tradicional. Naturalmente, la familia de ningún modo ha desaparecido. Hoy, más que nunca, se trata de la consolidación de “nuevas” familias. Es decir que se ha producido una transformación –veremos con qué grados de radicalidad– en esta institución elemental. Hoy nos encontramos con una disyunción entre la procreación, la sexualidad y la filiación: es lo que forma uno de los nudos de nuestra condición, la condición de tiempos nuevos e inciertos. En estas últimas décadas, justamente, parece haber arrancado el Brave New World anunciado por Aldous Huxley a principios de la década de 1930.

En la época de la globalización, la ironía se percibe más que nunca: son realmente muy pocos los que hablan de un mundo feliz. Por el contrario, los pronósticos son desalentadores. Se ha venido escribiendo en los últimos lustros acerca de que emergen ahora nuevas formas de malestar, nuevas angustias, nuevos síntomas. Exigencias donde los ideales que se venían sosteniendo durante siglos se ven debilitados. Una época, la nuestra, en la que se acusa al psicoanálisis de no ofrecer respuestas eficaces a lo traumático de los tiempos que corren. Y donde tropezamos día a día con debates que cuestionan la pertinencia de las palabras. Uno de los últimos ataques al psicoanálisis tienen que ver con quienes sostienen que el nuestro es un campo que rechaza la prescripción de medicamentos.

¿Qué responder a esto? ¿Debemos responder? ¿De qué manera? Siguiendo las reflexiones de Jacques Alain-Miller se puede decir que el medicamento en sí mismo “es un objeto complejo y que su práctica es siempre contingente”. Por otro lado, presenciamos la puesta en marcha de una medicalización extrema en buena parte de Occidente. Lo que lleva a Germán García a advertir que hoy si un señor bebe un vaso de vino, no lo hace porque el vino es sabroso sino porque es “sano”.

Este tema, entre tantas otras cosas, será retomado en los ensayos que jalonan este nuevo número. Reflexionaremos, entonces, sobre el concepto de depresión en los tiempos que corren, inciertos, y poco felices.



Todas las ediciones