N°24
CUERPOS 2

Nº24 CUERPOS 2
¿Dónde conseguir el número?

N°24
CUERPOS 2

Cuerpo y semblante
Por Virginia Marta Thedy
LA ABYECCIÓN
Por Emilio Vaschetto
Cuerpo autista, la producción de un borde portátil
Por Marcela Errecondo
El cuerpo, una extraña trinidad
Por Vilma Coccoz
EL CUERPO EN EL SIGLO XXI
Por Daniel Senderey
El malvivir actual, o los cuerpos en el siglo XXI
Por Ana Ruth Najles
Lacan y Maradona todavía piensan con los pies
Por Sergio Zabalza
El cuerpo del siglo XXI
Por dario galante
¿PONER EL CUERPO?
Por Pablo Fridman
Cuerpo y discurso en la enseñanza de Lacan: una reflexión para el siglo XXI
Por Neus Carbonell
La relación al cuerpo y desprendimiento de afecto
Por José Manuel Ramírez
Marcar el cuerpo
Por María Leonor Solimano

Un cuerpo, los cuerpos: perspectivas en psicoanálisis

por Edit Beatriz Tendlarz*

En este nuevo número del Aperiódico Psicoanalítico le daremos especial importancia a uno de los temas que nos ocupan en el siglo XXI: los cuerpos.
Los interrogantes que se suceden a continuación nos servirán de punto de apoyo para ofrecer razones a partir de las cuales el psicoanálisis, a partir de su práctica, tiene algo que decir: ¿Para qué sirve un cuerpo? ¿Qué se hace con un cuerpo? ¿Por qué adquiere tal importancia en la actualidad la búsqueda de transformar el cuerpo, y cómo repercuten esas variaciones en los géneros? ¿De qué manera se comercializan los cuerpos en este nuevo mundo en que vivimos?
En este número se encontrarán una variedad de presentaciones que, desde diferentes ángulos abordan estas cuestiones que giran en torno al tema. La actualidad en la que vivimos concerniente a las consecuencias de los avances de la ciencia y la tecnología en sus repercusiones en la sociedad de consumo será un tema de interés que abordarán alguno de los artículos.
Señalan en esta perspectiva que vamos cada vez más en el sentido de operar sobre el cuerpo, se ha llegado a poder descomponerlo, desarticularlo como se hace con las máquinas. Pero también podemos cambiarlo, hacer variaciones sobre él. Incluso, llegar hasta llegar al punto de transformar el sexo, como muestran los avances en la reasignación de sexo o la fertilización asistida, el alquiler de vientre, la donación de gametos, la inseminación post-mortem. Cada vez más se desdibujan los límites del poder de la ciencia, y nos permite interrogarnos sobre la experiencia de estas intervenciones que nos anuncian nuevos artefactos que pueden, en ocasiones, revelar su insuficiencia para alcanzar la tan prometida felicidad, en un camino de repetición, más allá del principio del placer.
Otro tanto ocurre, como señala uno de los autores, con la profusión de realitys para bajar de peso, y todo un aparato de salud publicitaria que aconseja tener un cuerpo joven. El avance de la ciencia viene marcando grandes cambios en los cuerpos, con la promesa de que mañana se logrará lo que hoy no se puede. ¿Cuál será el límite? Estamos atravesando una era de cambios importantes. La ciencia y la tecnología aportan su saber para producir profundas transformaciones en los cuerpos y en consecuencia, el cuerpo ha pasado a ser un objeto más de consumo. ¿Cómo se ubica un analista en esta nueva época, donde la angustia es taponada por tantísimos objetos, y donde el cuerpo ha pasado a ser uno más en esta lista?
Otro de los autores nos recuerda para comenzar su desarrollo que el discurso analítico no es fruto de una teoría ni de una concepción del mundo sino lo que resulta de una práctica efectiva, del efecto de haber atravesado la experiencia de un análisis.
A nivel de la experiencia analítica, podríamos entonces recordar los inicios del psicoanálisis, en cuanto a todo lo que la histeria ha podido enseñar sobre el cuerpo. Fueron los primeros pasos de Freud en su pasaje de la Neurología al Psicoanálisis: no es lo mismo el organismo viviente que el cuerpo que alojaba un síntoma que se ofrecía mudo ante la mirada de un saber clínico que lo mantenía en el orden del espectáculo. En contrapartida, se necesita “tener” un cuerpo para saber que uno está vivo, como señala otra de las autoras: el cuerpo es aquello de lo que se goza y con lo que se goza, a partir de la marca que la entrada del lenguaje condiciona y el síntoma conmemora.
En otro de los textos, se encuentra la pregunta acerca de cómo habla cada cuerpo, en la actualidad de una clínica que podemos caracterizar como modalidades del goce, en la anoréxica, la bulímica, el toxicómano u otras. A su vez, los psicoanalistas nos interesamos por el estatuto del cuerpo en los fenómenos psicosomáticos y el sin sentido que ponen de relieve, preguntándonos por las estrategias de intervención que requieren.
El lector tendrá a su disposición en este número del Aperiódico, un dossier que incluye variedades de enfoques que se mantienen en el campo del psicoanálisis en la orientación que Lacan supo darle.
Recordemos por otro lado que su enseñanza se inicia con el abordaje del denominado Estadio del Espejo en la que la duplicidad del cuerpo experimentado y el cuerpo especular ponen de relieve uno de los modos de la división del sujeto. Δ

* Psicoanalista · Miembro EOL · Miembro AMP · Docente UBA · Miembro AASM. etendlar@fibertel.com.ar



Todas las ediciones